· Biscotti de Vainilla ·

Estas famosas galletas de nombre italiano se caracterizan por la peculiaridad de haber sido horneadas dos veces (en realidad su nombre proviene del latín bis-cocti, que significa dos veces cocidas) lo que les confiere una textura seca y crujiente, extendiendo su periodo de conservación en un buen número de semanas. También se las conoce bajo múltiples nombres tales como cantuccini, carquinyolis, rosegons, mandelbrot o croquignole. Generalmente elaboradas con almendras, también se pueden hacer al gusto con una gran variedad de ingredientes (pistachos, nueces, canela, anís, piñones, avellanas,…). Dado que se trata de una galleta muy seca se suele servir acompañada de algún tipo de bebida en la cual se pueda sumergir o bien, como es típico en Italia o España, con un pequeño vaso de vino de postre.

En esta receta he preferido apostar por el sabor suave y familiar de la vainilla como único aditivo para la receta básica. Lo que bien podría llamarse un biscotti puro. Por este motivo en esta receta es especialmente importante que utilicéis un extracto natural de vainilla o bien vainilla fresca para elaborar vuestros biscotti.




Biscotti de Vainilla
(cantidad: 20 biscotti)

1¾ cup (225 gr.) de harina de trigo
1 teaspoon de levadura química
¼ teaspoon de sal
2 huevos medianos
⅔ cup (135 gr.) de azúcar blanco
1½ teaspoon de extracto natural de vainilla




  • Precalentar el horno a 180º C. Cubrir una bandeja de horno con papel o silpat.
  • En un bol pequeño mezclar la harina, la levadura y la sal. Reservar.
  • En un bol grande, batir, a mano o a máquina, los huevos con el azúcar hasta que quede una mezcla espesa y pálida (5 minutos). Añadir el extracto de vainilla y batir bien. Añadir la mezcla de harina, levadura y sal y mezclar con una espátula hasta que quede bien incorporada y quede una masa bastante pegajosa.
  • Pasar la masa a la bandeja y con la ayuda de una espátula o las manos humedecidas en agua formar un rectángulo de aproximadamente 30cm. de largo, 8cm. de ancho y 2cm. de alto. Asegurarse de que la superficie quede lo más lisa posible.
  • Hornear durante 25 minutos o hasta que la superficie de la masa esté ligeramente dorada. Sacar la masa del horno y dejarla enfriar 10 minutos.
  • Bajar la temperatura del horno a 165º C.
  • Una vez la masa esté templada, cortarla, con la ayuda de un cuchillo de sierra, en rebanadas de unos 2cm. Colocar los biscotti en la bandeja del horno uno al lado del otro y con el corte hacia arriba. Hornear durante 10 minutos. Sacar la bandeja del horno, dar la vuelta a los biscotti y volver a meter en el horno durante 10 minutos más. Sacar del horno y dejar enfriar los biscotti en una rejilla.
  • Cuando los biscotti estén completamente fríos, meterlos dentro de un bote hermético donde se conservarán perfectamente durante 2 semanas.


Truconsejos
  • Cuando cortéis las rebanadas lo podéis hacer en diagonal, si queréis que los biscotti queden más largos o recto, si queréis que queden más cortos. Lo importante es utilizar un cuchillo de sierra para que el corte sea limpio y no se tenga que hacer presión.
  • La clave del segundo horneado es secar los biscotti sin dorarlos demasiado. Por eso es importante hacerlo a una temperatura más baja que el primer horneado. La duración de este segundo horneado es orientativa y dependerá de cómo de crujiente queráis los biscotti (más crujiente=más tiempo).
  • Una vez los biscotti estén fríos los podéis decorar mojando una de las puntas con chocolate derretido y espolvorear unas nueces o almendras picadas.


¡Mira cómo les ha quedado a los demás!


por Sweetroom Ana por Sweetroom Ana
"Bueníssima esta receta. Yo los conozco como bay biscuit.."
"Biscuit (cambié la versión) Chocolate, cambié 30 gr de harina por 30 gr de cacao en polvo, geniallll!!!"


¡Tú también puedes participar!




Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

5 Comentarios

  1. Hola! Me encanta tu blog, tus muffins de calabaza y manzana han sido todo un hit en mi familia... Les habría hecho una foto, pero nunca consigo una que haga justicia a lo buenos que están!!
    Tengo muchas ganas de hacer biscotti. He visto que tienes unos de chocolate y vainilla y me preguntaba si puedo usar esta receta (que no lleva mantequilla) para hacer unos como esos, simplemente añadiéndoles cacao y una pizca de café.
    También me preguntaba si crees que esta receta admitiría cambiar el azúcar por algún tipo de sustitutivo para diabéticos y tal... Como no lleva levadura, tengo la esperanza de que no repercuta mucho en la textura.
    En fin, muchísimas gracias y enhorabuena, porque tu blog es una maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,

      No veo ningún problema en que utilices esta receta y añadas el cacao en polvo y el café siguiendo las instrucciones de la otra receta. En cuanto al azúcar dependerá del tipo de sustitutivo que utilices, pero me imagino que utilizando uno que sea apto para hornear no debería haber mayor problema. Eso sí, no te olvides de la levadura porque ambas recetas la llevan. Espero que todo vaya bien y ya me contarás.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Bueno, Nika... Menudas galletas. Están IMPRESIONANTES. Yo alucino con tus recetas, de verdad!
      Subiría una foto al escaparate pero se me han quedado un poco feuchas las pobres, porque se me debieron quedar burbujas de aire en la masa y se han quedado unos agujeros enormes en los biscotti... Pero de sabor, son una cosa increíble.
      Sustituí parte del azúcar por fructosa (una que va mezclada con edulcorante y así se necesita un cuarto de la cantidad de azúcar), y creo que la próxima vez que las haga (que será pronto) sustituiré un poco más, que quiero conseguir una versión saniiisima para mi abuelo.
      Muchísimas gracias!

      Eliminar
  2. Buenissima esta receta. Yo los conozco como bay biscuit..

    ResponderEliminar
  3. Las hice con %25 menos de azúcar, y no puse extracto de vainilla, utilise una vaina, y quedaron muy ricas, difícil es no comérselas durante el proceso de horneado porque el aroma abre el apetito :-D

    ResponderEliminar

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.